El hermano incómodo, Pedro Luis Martín Bringas

El hermano incómodo, Pedro Luis Martín Bringas

Por: Gerardo Lozano

Pedro Luis Martín Bringas, el hermano mayor de una de las dos familias Martín, propietarios del enorme consorcio comercial Soriana, ha sido desde hace mucho tiempo una persona contradictoria y sostenido una actitud de prepotencia.

Debiendo ser por herencia un hermano líder en la familia, se convirtió en algo así como el hermano incómodo, al cual han apartado del enorme negocio familiar para hacerlo un socio minoritario y mantenerlo a distancia.

Conflictivo en sus relaciones personales, le dio por llevar esa rijosidad a la vida pública, posiblemente influenciado por quien fuera su suegro, Alejandro Gurza Obregón, otro empresario gritón, escandaloso, metido al PAN un tiempo, donde, por su misma forma de manejarse e incoherencia, terminó relegándose él mismo. Hoy debe ser ya un hombre de edad muy avanzada y en el retiro.

Pedro Luis Martín Bringas, quien en apariencia ahora radica en la ciudad de Monterrey, aparece como un empresario cercano a Humberto Moreira Valdez, con quien estableció amistad y le “defiende” en su pugna con José Ángel Pérez, un alcalde panista sumamente incompetente, con quien el muy controvertido exgobernador mantenía un conflicto permanente.

En ese mismo periodo Martín Bringas incursiona en algo sumamente inusual para su formación y estilo personal: pone la llamada “Casa del Artista”, en una propiedad suya ubicada en el Boulevard Independencia, pero con cargo al erario público. A la fecha se desconoce a través de qué medios y en qué montos recibía dinero público para mantener esta “Casa del Artista”, que a mediano plazo resultó un fracaso con la desbandada de quienes participaron en el proyecto.

Posteriormente aparece en otro proyecto para las artes, esta vez en la casona ubicada en la calle Juárez y la avenida Colón, pero ahora en relación con el alcalde panista Jorge Zermeño Infante.

Existe una gran opacidad en torno a ese proyecto y a esa propiedad. Nunca se ha querido informar con detalle en qué términos está involucrado Pedro Luis Martín Bringas, quien, de forma esporádica, realiza algún tipo de declaración a los medios sobre temas gubernamentales y de política, ahora como un simpatizante radical de ciertos panistas, pues él se ha autoconstituido como un enemigo acérrimo de Andrés Manuel López Obrador.

Siempre ha sido un personaje incómodo dentro de ciertos círculos empresariales y de clase alta, pero su pertenencia a la familia Martín Bringas le permite acarrear algo de atención y le evita las críticas. Sin embargo, no es alguien que se tome en serio, por lo menos no dentro del medio de la política, ni a nivel regional, estatal y menos nacional.

LA RENUNCIA DE AMLO

En la primera semana de mayo apareció en las redes sociales un video de él, presentándose como la cabeza de lo que se supone que es un grupo de asociaciones u organizaciones de la sociedad civil, que van a trabajar para que AMLO “renuncie y se vaya a su casa en diciembre”.

Con la prepotencia y la falta de sensibilidad que le han caracterizado, le pone inclusive fecha a la salida de López Obrador, aunque no especifica claramente a quién representa.

Casi de inmediato, el corporativo de Soriana emitió un comunicado oficial donde se deslinda tajantemente de Pedro Luis Martín, dejando en claro que es un socio minoritario, que está actuando por su propia iniciativa personal y no tiene nada que ver con el consorcio.

La Presidencia de la República, que a todo responde y no pasa un día sin que genere o aproveche cualquier confrontación, por más trivial que sea en muchas de las ocasiones, no le prestó mayor atención a Martín Bringas, quien pasó al costal de los empresarios “conservadores” y “reaccionarios” que no quieren en la presidencia al tabasqueño.

Opositores como éste son exactamente los que le vienen “como anillo al dedo” al gobierno de la 4T, por lo elemental y primario de sus planteamientos que pueden manejar, lo que ayuda bastante a desacreditar a otros posibles opositores que sí son considerados como “peligrosos”  por López Obrador, quien en apariencia considera que este mundo gira en torno a su persona, pero el pueblo lo ama y sus enemigos “conservadores” y “neoliberales”, como denomina a todo aquel que difiere de su muy controvertido gobierno, están, de antemano, “históricamente” derrotados.

Ente el descrédito y la profunda crisis que viven los partidos formales que han quedado como oposición del gobierno de López Obrador, es muy importante que surjan de la sociedad civil nuevas alternativas opositoras, que representen realmente a sectores sociales amplios y tengan una crítica seria, bien fundamentaba, que ofrezca opciones para la solución de los problemas del país, distintas a las que ofrece la llamada 4T.

El país está ante una grave crisis sanitaria, política y económica de proporciones inéditas, que puede provocar una mayor descomposición del tejido social, aumento en los niveles reales de pobreza y de pobreza extrema y una confrontación abierta de sectores, lo que abre la puerta a la violencia y a la aparición de grupos radicales, tanto de izquierda como de derecha.

Pedro Luis Martín Bringas no tiene ni la capacidad de liderazgo, ni el discurso, ni la formación ideológica, inclusive ni el carácter que requiere un líder de oposición, su participación puede hacer más daño que beneficio a la credibilidad de las asociaciones u organizaciones de la sociedad civil, beneficiando a López Obrador, más que cuestionando de forma sustancial su gobierno.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: