Los precios suben y el gobierno federal lo niega

Los precios suben y el gobierno federal lo niega

Por: Marcela Valles 

Hay un incremento generalizado de precios en la mayoría de los comestibles, artículos de limpieza en general y en una gran cantidad de insumos y productos para la manufactura industrial, pero las autoridades federales lo niegan, e incluso el INEGI, que en su último informe sobre la segunda quincena de abril reporta un descenso del Índice Nacional de Precios al Consumidor, INPC.

Así, mientras las familias hacen milagros para hacer rendir el gasto en sus compras semanales, las cifras oficiales dicen que los precios bajaron un 0.72 por ciento, en tanto que la inflación al mes de abril de 2020 tiene un acumulado de apenas un 2.08 por ciento, muy por debajo del año pasado.

Revista de Coahuila realizó un comparativo de diez artículos básicos, tomando como referencia los precios de febrero de 2020 con respecto a los del 12 de mayo de este mismo año en la cadena comercial Soriana. Estos son los resultados:

El kilo de arroz blanco extra Precíssimo subió de 11 pesos a 17.80 pesos; el litro de aceite comestible Ave se incrementó de 18.80 a 24.90 pesos; el kilo de azúcar blanca Soriana de 18 a 24 pesos; la bolsa de avena de 400 grs aumentó de 11 a 17 pesos; el atún Herdez  130 grs de 15.90 a  19.45; la bolsa de 907 grs de frijol Cazerola de 16.50 a 24 pesos; el kilo de queso tipo panela Don Pepe de 128 a 138 pesos; la cartera de 12 huevos blanco extra pasó de 26.50 a 29.90; el paquete de pasta para sopa de 200 grs subió de 4.50 a 6.50 pesos; la caja para elaboración de gelatina Jello de 9 a 12 pesos. En carnes el kilogramo de pulpa negra aumentó de 139 a 169 pesos y el kilogramo de pechuga de pollo también aumentó de 67 a 79 pesos.

Las verduras y las frutas tuvieron un incremento del 25 al 40% en la mayoría de las variedades, mientras que todos los artículos de limpieza para el hogar registraron incrementos de hasta un 25% en algunas de sus marcas.

Al inicio de la pandemia de COVID-19 el incremento fue generalizado, independientemente de las marcas, pero se optó por las marcas de mayor demanda por parte de los consumidores. Sólo de un 10 a un 15% aproximado de las marcas tuvieron incrementos menores a los mencionados.

A finales de abril y durante mayo ha habido una variación constante de precios. En ocasiones hay disminuciones, en otras incrementos de una semana a otra y hasta de un día a otro, pero los incrementos se mantienen en términos generales y no coinciden con lo publicado por el INEGI, el cual, por la contingencia, realizó la encuesta del Índice de Precios al Consumidor por teléfono o a través de la internet.

Se registró una variación de precios no muy significativa en algunos productos de mayor consumo entre establecimientos. Como ejemplo, el kilo de queso panela a granel de la marca Sierra Verde se ofrece a 84.50 pesos en establecimientos como Al Super, lo que es mucho más económico que el precio de marcas comercialmente más conocidas que ofrecen otros comercios. Pero esto solo se dan en algunos productos que son “ofertados” como artículos “gancho” para la clientela.

El INEGI argumenta que el precio de muchos de los servicios ha disminuido, lo mismo que el precio de las gasolinas.

La baja de muchos de los servicios obedece a la drástica disminución de la demanda, mientras que la baja en los precios de las gasolinas se debe la caída de los precios del petróleo.

Si se toma en cuenta la proporción de la caída en los precios del petróleo y los precios internacionales de la gasolina, la gasolina sigue estando muy por encima de los precios que se ofrecen en Estados Unidos.

Todos los productos y consumibles que son de importación y están relacionados al precio del dólar frente al peso mexicano, han estado teniendo incrementos que alcanzan hasta un 22% con respecto al mes de enero de 2020.  

Un ejemplo de ello es el caso del sector de las artes gráficas, donde el papel se incrementó en promedio de un 21% a un 23%, bajo el argumento que es importado de Europa y de Canadá, pero los demás insumos también sufrieron incrementos en diferentes proporciones, menores a los del papel pero muy por encima del índice de inflación que reporta el INEGI.

Entre muchos sectores más se encuentra, por citar otro ejemplo, la madera que, además de incrementos, estaba teniendo escasez para su venta en algunas de sus variedades.

Encima de la crisis económica que se ha comenzado a sufrir el país, o más bien como parte de la misma, hay un incremento a los precios y en artículos básicos de consumo popular, no sólo en otro tipo de productos.

Las cifras oficiales no coinciden con lo que pasa a diario en los mercados y supermercados

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: