Torreón: subiendo impuestos para obras decorativas

Torreón: subiendo impuestos para obras decorativas

Por: Álvaro González

ENTREVISTA A IGNACIO CORONA, DÉCIMO REGIDOR DE TORREÓN

“Si sumamos los 12 meses del primer gobierno y los 15 que van del actual, el gobierno de Jorge Zermeño Infante tiene 27 meses sin poder concretar una sola obra de infraestructura para la ciudad. Es un gobierno que se ha dedicado a pequeñas obras de remozamiento y de mantenimiento de algunos espacios o lugares públicos, pero no vemos una sola obra pública nueva.”

Contundente, Ignacio Corona Rodríguez, décimo regidor del ayuntamiento de Torreón con permiso y excandidato a la presidencia municipal por el partido Morena, entre otros cargos públicos, evalúa, a través de su experiencia en el actual cabildo, las tendencias y el manejo del actual gobierno municipal, que está no en su segundo sino ya virtualmente en su tercer año de ejercicio.

“No hay ningún puente, ninguna obra de infraestructura deportiva o cultural, no se cumplió con la promesa de atacar de lleno el problema del drenaje, después de que en el 2018 se inundaron por lo menos 20 colonias del suroriente de la ciudad. Tampoco hay un mejoramiento real de servicios básicos como el del agua potable, pero sí hay dinero y una política recaudatoria agresiva”, añade Corona Rodríguez.

RdC: ¿Cómo se explica esto que mencionas?

IC: Yo veo a un gobierno sin proyecto; sin capacidad de proyectar obras y gestionar los recursos necesarios para llevarlas a cabo, sin una planeación, con una visión totalmente a corto plazo y, algo que me preocupa mucho, un total desdén por las leyes y los procedimientos de la administración pública.

POR ENCIMA DE LA LEY

Sobre la afirmación del desaseo y desdén de las leyes y procedimientos, el político morenista, quien realizó una larga carrera dentro del panismo local y regional, ejemplifica y da detalles de lo que ha venido sucediendo.

En el caso del incremento al transporte público municipal, que considera fue un ataque a la economía de las familias por lo desproporcionado del mismo, afirma que nunca hubo un dictamen de la Comisión de Transporte y tampoco se presentó un estudio técnico que justificara tal aumento y la proporción en que se dio, simplemente se presentó al cabildo y los regidores panistas utilizaron su amplia mayoría, sin ningún tipo de discusión.

“Personalmente en mi intervención yo hice la petición que el dictamen se regresara a la Comisión del Transporte y además se presentara un estudio para justificar ese aumento tan desproporcionado, pero ignoraron a toda la oposición y lo votaron a favor, lo que violenta todos los procedimientos”, comenta.

Otro ejemplo. A finales de 2019 la Comisión de Hacienda, por indicaciones del alcalde y la tesorería, decidieron un incremento a las tarifas del agua potable y la segmentación de las mismas en doméstica popular, doméstica media y doméstica residencial, con un incremento de 5.15% y 20% respectivamente, cuando la inflación anual había sido de sólo el 3%.

“Hubo una fuerte discusión, en la cual la oposición en conjunto exigimos que estaban violando el procedimiento y se tenían que apegar a la Ley de Aguas y además el órgano autorizado para ello era el Consejo de Administración del SIMAS. Finalmente tuvo que decidir el Consejo de Administración del SIMAS, no de forma óptima para la ciudadanía, pero al menos el incremento fue de un 7% general”.

Otro ejemplo más delicado: el incremento a los valores catastrales.

“Utilizaron nuevamente a la Comisión de Hacienda y a la Junta Catastral Municipal, que no es autoridad sino, como lo marca la ley, sólo un organismo coadyuvante, para incrementar los valores catastrales que va desde un 20% hasta un 120%, considerando el acumulado de 2018, pero pasaron por alto todo el procedimiento que marca la ley, por lo cual tales tarifas son, en un sentido estricto, ilegales.

“Debieron atender a la Ley General del Catastro y la Información Territorial del Estado de Coahuila de Zaragoza, así como al procedimiento que indica que la elaboración del proyecto de incremento debe ser del Instituto Catastral de Coahuila y las Unidades Catastrales Municipales, de donde pasa al Congreso del Estado y de ahí al ayuntamiento, que tienen cinco días para emitir su opinión al respecto. La ley señala que la Junta Catastral Municipal, los Colegios de Valuadores y la Cámara Agrícola y Ganadera son sólo organismos coadyuvantes.

“Ellos se pasaron todo por alto y el proyecto fue de la Junta Catastral Municipal, de donde pasó al ayuntamiento, donde lo aprobaron. Se pasaron todo por alto y en perjuicio de los ciudadanos; hay colonias como Las Carolinas y la Pancho Villa, que son populares, donde hubo incrementos de hasta un 50% en los valores catastrales, eso no se vale”, refiere Corona Rodríguez.

DESORDEN EN OBRA PÚBLICA Y CONTRATOS

En marzo de 2019, en junta de cabildo, se presentó un informe sobre las 221 obras que había realizado el gobierno municipal durante el 2018 y, según refiere el décimo regidor, sólo dos habían sido licitadas.

“Cuando varios regidores de oposición señalamos que había irresponsabilidad e incumplimiento de la ley en casi todos los asuntos de importancia que se están manejando, nos dijeron, con todo cinismo, que presentáramos un recurso, lo que significa denunciaramos ante la instancia legal.

“Entre la Dirección de Obras Públicas, que dirige Tomás Galván, y el Sistema Integral de Mantenimiento Vial, que dirige Gerardo Niño, manejan un presupuesto de inversión de 400 millones de pesos. Se pidió en el cabildo que presentaran su plan de inversión para 2020. Hasta la fecha no se han presentado, cuando una empresa privada, la que sea, antes de que comience el próximo año ya saben perfectamente cuánto van a invertir y en qué, pero en este gobierno hay un total desdén no sólo hacia las formas sino a los procedimientos”, asevera el regidor morenista.

Enseguida refiere un caso muy especial de una empresa a la que se le han asignado contratos millonarios, no sólo en 2019 sino desde el 2018; la empresa Supervisión Técnica del Norte, sobre la cual ya existe una demanda de la sindicatura de oposición ante el Congreso del Estado y, bajo presión, se ha turnado a la Auditoria Superior del Estado.

“Disculpa la expresión, pero fíjate qué empresa tan más chingona se han encontrado como proveedora: le entregaron los contratos de arrendamiento de las patrullas municipales, el equipamiento de las patrullas, el mantenimiento mecánico y de cualquier tipo de las patrullas, y el aseguramiento de las mismas en caso de siniestro. Una empresa que es, al mismo tiempo, arrendadora, que tiene servicios de equipamiento, que es taller mecánico y de reparación y, lo más sorprendente, que además funciona como una aseguradora. Y eso nada más de las patrullas. Hasta por sentido común te das cuenta que las cosas no están bien.

“En la compra de 60 patrullas se gastaron 51 millones de pesos, lo que significa que cada una tendrá un costo de 850 mil pesos, cuando en la agencia el costo de ese tipo de vehículo apenas es de un poco más de 400 mil pesos. Además, la licitación fue puesta a modo para que se adquirieran cierto tipo de vehículos y a un determinado proveedor. No hay ningún cuidado de las formas, actúan como si no existieran órganos de vigilancia, ni observadores externos”.

Corona Rodríguez confirma lo que han aseverado otros voceros: que existe desorden interno en el actual gobierno en torno al manejo de las obras públicas, ya que funcionarios de áreas distintas a la Dirección de Obras Públicas, que dirige Tomás Galván, se encargan de manejar directamente contrataciones y adquisiciones.

“Hay muchos comentarios al respecto, en algunos casos me gustaría tener acceso a una mayor información, pero ni a los propios miembros panistas del cabildo se le da acceso a gran parte de la información de obras públicas e inversión en mantenimiento. Pero ahora que se menciona el tema, en la última supervisión que realizó Jorge Zermeño de obras, que fue en la Plaza de la Tortuga y en El Torreoncito, fue acompañado por Antonio Loera, cuando el que debería estar encargado de mostrar la obra es Tomás Galván”, acentúa.

Finalmente, el regidor morenista menciona que hay por parte de Jorge Zermeño Infante un distanciamiento y un cierto desdén, no sólo con muchos representantes sociales, sino incluso con parte de su propio gobierno y del cabildo, con el cual, fuera de las reuniones donde tiene que asistir obligadamente, se ha dado una sola reunión en 15 meses con todo el cabildo, pero solamente fue para tomarse la foto; fuera de esto, el alcalde se mantiene distante, indiferente.

“Es un gobierno que prometió mucho, pero hasta ahora se ha mostrado como un gobierno con una visión corta, que no está atacando de fondo los problemas importantes del municipio y esto es una gran decepción para quienes votaron por todas las promesas que se hicieron.”

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: