Obras Públicas en Torreón, más opacidad y empresas fantasma

Obras Públicas en Torreón, más opacidad y empresas fantasma

Por: Gerardo Lozano

El desaseo, el favoritismo, la manipulación de costos y la aparición de empresas foráneas y algunas con fuertes indicios de ser “fantasmas”, cuyos datos específicos son ocultados por la Contraloría Municipal bajo el argumento de protección de datos de particulares, se han vuelto parte del gobierno municipal que preside Jorge Zermeño Infante.

Cualquier constructor local debidamente informado puede dar testimonio de ello.

Ejemplificando: la empresa GST Ingeniería y Diseño, originalmente con domicilio en Hilario Moreno 114 de la colonia Asentamientos Humanos de la ciudad de Durango, fue incorporada por el gobierno de Jorge Zermeño, otorgándosele varios contratos de obra, entre otros la pavimentación asfáltica de la calzada Cuauhtémoc, en el tramo que va desde el boulevard Revolución hasta la avenida San Isidro, según consta en el portal oficial.

Dicha empresa tiene registrado como domicilio oficial en Torreón una vivienda ubicada en Circuito de La Luna 59, colonia Monterreal.

Al verificar el domicilio, cuya fotografía aparece en el presente reportaje, se trata de una vivienda en la cual viven dos adultos mayores, ambos trabajan y hasta el momento de ser entrevistados se enteraron que su domicilio está registrado oficialmente por la empresa duranguense.

GST no se trata de una constructora más en el Padrón de Proveedores y Contratistas del gobierno municipal, sino de una empresa a la cual se le han otorgado contratos por 21 millones 295 mil 941 pesos en el transcurso de 2018 y 2019. En 2018 los contratos fueron por 7 millones 426 mil 844 pesos, pero en 2019 ascendieron a 13 millones 869 mil 96 pesos.

Una característica también atípica de esta empresa es que hace de todo. Las obras que se le han asignado son la reposición de colector sanitario en la Colonia Lucio Blando, rehabilitación de pavimento en la calle Bravo, suministro e instalación de juegos infantiles en diferentes espacios públicos (sin especificar cuáles), línea de conducción de agua potable y, el contrato más grande, la reposición del colector sanitario en el Boulevard Las Quintas, atrás del Parque España.

Si se ingresa al portal de transparencia del gobierno municipal, los datos generales sobre esta empresa no se encuentran, al igual que el resto de las empresas contratadas, argumentando la Contraloría Municipal que se debe a la protección de datos personales, cuando se trata de empresas que están prestando un servicio a una institución pública.

Dentro del gremio de los constructores existen varias hipótesis en torno a empresas como ésta.

La primera de ellas es que se puede dar el tráfico de influencias para la asignación de contratos, pero además el amaño de obras, al ser realizadas en parte por el propio personal de SIMAS y facturadas en su totalidad por la empresa. Otra posibilidad es la subcontratación de obras y el pago de comisiones a funcionarios municipales.

EXTRAÑAS EMPRESAS

En el mes de junio de 2019 apareció en el padrón de Obras Públicas una empresa denominada Square Meter Services, con dirección oficial en la calle prolongación Falcón 67, colonia Centro, en Torreón, a la cual se le han asignado un paquete de obras, entre ellas la rehabilitación de canchas en escuelas públicas.

Al acudir el domicilio señalado, se trata de una finca rústica de solo dos cuartos con baño y un corralón al lado de tamaño mediano, pero lleno de basura, de desechos diversos y un vehículo compacto destartalado de color gris.

En lo que serían las oficinas se amontonan lo que parecen pedazos de tabla roca. En la puerta, de lámina pintada en color amarillo, se ha colocado en una hoja impresa el ostentoso nombre de la empresa, sujeta con tres pedazos de cinta adhesiva gris metálica.

La visita se realizó en un día lunes, alrededor de la una de la tarde y el lugar se encontraba cerrado y la protección metálica también cerrada con una cadena oxidada. Los vecinos aprecian una mínima actividad; sólo ocasionalmente ven abrirse el portón y entrar una camioneta chica de trabajo en color blanco, fuera de eso no se registra movimiento.

La finca tiene un aspecto herrumbroso, que contrasta notoriamente con la denominación en  inglés de Square Meter Services, S.A de C.V. y el hecho de que le han sido asignadas una buena cantidad de obras por parte del gobierno municipal de Torreón a partir del segundo semestre de 2019.

Para poder formar parte del Padrón de Proveedores de la Administración Pública Municipal de Torreón, en el apartado de personas morales, se solicita, como requisito No.3 la escritura constitutiva y modificaciones a la misma y poder del representante legal, estados financieros actualizados, declaración anual de ISR, currículum de la empresa e inclusive el anexo de maquinaria y equipo, con las respectivas copias de facturas, entre un total de 17 requisitos, lo que hace imposible que una empresa “fantasma” pueda recibir contratos, o bien asignar obras a empresas que sólo existen en el papel o no tienen la capacidad para cumplir contratos.

Ésa es la teoría, no la realidad. Dentro del gremio de la construcción son bien conocidos diversos amaños, como el utilizar la figura de empresas foráneas y la compra de facturas para la realización de obra pública, pagando un porcentaje de la misma por la simulación.

El emplear empresas foráneas facilita que sean desconocidas dentro del gremio local y por lo tanto no se sepa si están relacionadas a los funcionarios o su parentela, lo que explicaría la presencia de empresas de estados tan distantes como Puebla o la ciudad de México, a las cuales se les han estado entregando una parte muy importante de contratos de obra pública de lo más diverso.

Otro caso es el de la empresa MAACO, a la cual se le dieron las obras de restitución del colector ubicado sobre Paseo del Lago y Paseo del Campestre. Los trabajos resultaron fallidos y el colector se volvió a derrumbar, pero la empresa facturó 3 millones 400 pesos en obra municipal.

Para cubrir el mal trabajo realizado por MAACO, pero pagado, se contrató a otra empresa de nombre MARNIER, con dirección en avenida Verano 4512 Nte de la colonia Miguel de la Madrid, en Gómez Palacio, la cual se ha convertido en una de las empresas preferidas por el alcalde Jorge Zermeño, con una facturación de 8 millones 474 mil pesos, en lo que son obras aparentemente menores, pero que se van acumulando.

En el patrón de afiliados a la Cámara de la Industria de la Construcción en Torreón, de acuerdo a la copia proporcionada a Revista de Coahuila, no aparecen empresas como MABO, MARNIER, MIMA u OSEYE, empresas que han estado realizando obra para el gobierno municipal de Torreón, cuando el apartado 11 de los documentos obligatorios que fija la Contraloría Municipal para ser proveedor especifica: “Copia de Afiliación a una Cámara Empresarial”.

LA CASA MUDÉJAR: EJEMPLO

Cuando se inauguró la obra de remodelación de la denominada Casa Mudéjar, en el centro de la ciudad, el Director de Obras Públicas, Tomás Galván, dijo desconocer el monto de dicha remodelación y manifestó estar en calidad de invitado, como los demás funcionarios.

La filtración es que Antonio Loera y, en lo que es un rumor cada vez más frecuente, alguno de los hijos del propio Jorge Zermeño, se habían encargado de la obra. La suposición es que esto ya había sucedido con varias obras durante el año de 2018 y ahora se ha seguido repitiendo en el 2019.

Antonio Loera, quien fue removido como Director de Servicios Administrativos del ayuntamiento para colocarlo en un cargo más discreto pero con el mismo sueldo, es maestro albañil de oficio, “simbrero” específicamente.

Inexplicablemente, Antonio Loera ha estado realizando contrataciones, compra de insumos y materiales que corresponden a la Dirección de Obras Públicas, pero lo más anómalo es el manejo de obras, lo cual se disimula e inclusive se niega oficialmente.

Ya anteriormente Revista de Coahuila había reportado el malestar que priva al interior del gremio de la industria de la construcción, debido a la preferencia de Jorge Zermeño por empresas foráneas, domiciliadas originalmente en ciudades como Durango, Puebla, Monterrey y la ciudad de México, a quienes se les han otorgado la mayoría de los contratos de obra pública.

Pero ahora surge algo que ya habían anticipado los regidores de oposición, ante las prácticas financieras del actual gobierno municipal: el señalamiento formal en el manejo del presupuesto oficial de 2018 por 185 millones de pesos, en cuyo gasto se encuentran diversas anomalías, como no comprobación de compras, ausencia de documentación contable para justificar erogaciones en áreas como adquisiciones y obra púbica, principalmente.

Si no se logran solventar todos los señalamientos, lo cual es muy difícil que suceda, por lo menos en su mayor parte, deberán darse sanciones de carácter legal en contra de los funcionarios directamente responsables, inclusive en relación al ex tesorero municipal, Hernán Sirgo y lo que actualmente se encuentran en funciones.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: