Los patanes de la crónica deportiva

Los patanes de la crónica deportiva

Por: Eduardo Rodríguez

Convertir al futbol o a cualquier otro deporte profesional en algo más que un entretenimiento y un espectáculo parece un disparate un reflejo de una sociedad que puede estar perdiendo a tal grado sus valores de identidad que requiere de la camiseta de un equipo deportivo para sentirse lagunero, duranguense, regio o hasta mexicano.

Pero hay todavía más: pseudoperiodistas o periodistas que han ido viciando su oficio para convertir la simple crónica, el análisis y el comentario deportivo en un comportamiento grosero, agresivo.

Uno de los fundadores de esta escuela de comunicadores, por la cual la mofa, la agresión y el insulto se vuelven un estilo, es el veterano conductor de televisión José Ángel Fernández, quien estuvo por décadas en un programa de TV Azteca y ahora es comentarista para ESPN.

Hizo escuela. Pupilos de él, como David Faitelson o André Marín le han superado en agresividad y en ese estilo grosero que llega al insulto y molesta a cualquier persona inteligente a quien le toque ver o escuchar algunos de sus programas.

André Marín dirige un programa de comentarios futbolísticos, donde él, de pie, lanza preguntas a un grupo también de comentaristas que se ubican sentados detrás de una mesa. El programa es realmente desagradable y por momentos se convierte en una serie de agresiones y comentarios atropellados por parte de todo el grupo, que hablan al mismo tiempo, se interrumpen, se faltan al respeto y por momentos pareciera que pueden llegar hasta la violencia, o por lo menos lo actúan así.

Todo ello en torno a un simple tema deportivo, futbolístico.

Por su parte, David Faiterson es un hombre enorme de estatura, prepotente, que confunde la agudeza y la crítica con la agresión, la que con frecuencia convierte inclusive en asuntos de carácter personal, algunos de los cuales han estado a punto de llegar a la violencia física.

Hoy se desempeña como cronista y comentarista de la cadena ESPN, la cadena televisiva especializada en deportes más importante de los Estados Unidos.

Su última fobia es en contra del boxeador mexicano Saúl “El Canelo” Álvarez, a quien más que criticar provoca e insulta, cuando, de fondo David Faitelson es un mediocre cronista y comentarista de box, si se le compara con aquellos personajes como Sony Alarcón o Toño Andere, verdaderos señores del oficio de la crónica no sólo de box sino de otros deportes.

No son Faitelson y Marín los únicos patanes de la conducción de programas deportivos, pues se han multiplicado en los últimos años, empobreciendo esa rama del periodismo que es el periodismo de deportes, la que se ha convertido por cierto en una de las más rentables a nivel nacional y mundial.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Siguiente Noticia

Te podría interesar: