Marina Vitela: sin dinero ni buenas relaciones

Marina Vitela: sin dinero ni buenas relaciones

Por: Eugenia Rodríguez

Cuando Leticia Herrera Ale declaró en algunos medios informativos que el gobierno municipal de Gómez Palacio no tenía dinero y a ella le estaba costando sostener ciertos programas de asistencia social, la mayoría lo interpretó como un simple recurso de campaña electoral, no como un hecho real.

Ya instalada como nueva presidenta municipal de Gómez Palacio, Marina Vitela se ha encontrado con lo dicho: no hay dinero ni para sacar la nómina del mes de septiembre, por lo que probablemente recurrirán a solicitar un crédito de 45 millones de pesos, con lo cual comienza un gobierno que se prevé, desde la perspectiva de hoy, como dificultoso.

De entrada tiene que liquidar a una gran parte de los empleados de confianza, para poder acomodar a todos sus allegados, pero no hay tampoco dinero para realizar esa liquidación, por lo que podría tener que quedarse con esos empleados, por lo menos en lo que resta de 2019.

Si tomamos en cuenta que Marina Vitela no asistió al tercer informe del gobernador José Rosas Aispuro, se reconfirma lo que ya había sucedido en los meses anteriores: las relaciones entre el gobierno municipal y el estatal se encuentran seriamente deterioradas, lo que le cancela a Marina Vitela el recurrir en busca de apoyo por parte del gobierno estatal.

Pero aunque tales relaciones fueran buenas, José Rosas Aispuro se ha sumado a otros cuatro gobernadores panistas, quienes están amagando con abandonar el pacto federal si no se les dan los recursos que les corresponden, al aprobar el presupuesto de egresos federal para 2020.

Del año 2018 no le fueron entregados a Durango recursos ya etiquetados y comprometidos por el gobierno federal, pero en este 2019 está sucediendo lo mismo, con lo que, en la versión del propio Rosas Aispuro, Durango se ha colocado como la cuarta entidad del país peor tratada financieramente por el gobierno de López Obrador.

Ya es historia vieja decir que después de las elecciones de este año el gobernador fue agredido en la laguna por las gentes de Morena, donde inicia esa mala relación.

También es ya historia el hecho de que Leticia Herrera Ale, por primera vez en los registros políticos que se conocen, fue una alcaldesa que no acudió a la ceremonia de sucesión y entrega del poder municipal.

Lo anterior anticipa que Marina Vitela va a tener problemas para lograr que el cabildo le autorice el endeudamiento y otra serie de decisiones que puede proponer, porque la mayoría del cabildo es de oposición.

UN CIERRE DE AÑO MUY COMPLICADO

¿Podría obtener recursos del gobierno federal? Se supone que es una posibilidad, pero si el propio gobierno estatal está enfrentando serios problemas para la obtención de los recursos que le corresponden, parece mucho más complicado que el gobierno municipal de Gómez Palacio logre atraer, por sí solo, recursos adicionales.

Esto se va a poder corroborar, en un sentido u otro, con la aprobación del presupuesto de egresos federal para 2020, que será aprobado en breve.

Por lo pronto, octubre, noviembre y diciembre van a ser muy complicados para el gobierno municipal de Gómez Palacio, pues la entrada de recursos propios es mínima y no se reactiva sino hasta el mes de enero próximo; pero si el gobierno estatal no recibe un presupuesto indispensable para 2020, todos los 39 municipios de Durango van a sufrir y Marina Vitela se ha peleado con quien podría ser su apoyo inmediato.

Hasta ahora ninguno de los gobiernos de Morena que están en funciones en La Laguna ha logrado atraer recursos federales por su cuenta, aunque, por supuesto, se trata de municipios más chicos y mucho menos importantes que Gómez Palacio, pero igual le ha ido a Torreón, que está tratando de sacar recursos propios de donde se pueda.

El gobierno de López Obrador está empeñado en poner a pan y agua a los gobiernos estatales y los municipales, que en su gran mayoría son de oposición, bajo el argumento de que “entre más se les da, hay más robadera”, por lo cual ha estrechado cada vez más no sólo el centralismo, sino la concentración personal de la distribución de recursos.

Habrá que ver cómo se comporta la economía de Gómez Palacio, que es el municipio industrial del estado de Durango, ahora que la inversión de capital nacional ha caído sustancialmente y la inversión extranjera parece estar prefiriendo a Torreón, que ha logrado atraer las pocas empresas de importancia que desean instalar plantas en la región.

Por lo pronto Marina Vitela ha ordenado dos auditoria a los ingresos y egresos del ayuntamiento: una por parte de una empresa regiomontana y otra más de la ciudad de México. ¿Pero qué puede hacer en caso de que encuentren ciertas anomalías? Lo más drástico sería interponer denuncias en contra de ciertos ex funcionarios municipales, pero, en el caso de que dichas demandas procedieran, eso no le va a dar dinero, que es lo que urgentemente necesita.

Republicana o no, Marina Vitela se enfrenta a una austeridad que le puede paralizar cualquier proyecto de gobierno y eso es muy malo para ella, pero mucho más para Gómez Palacio. Volver al endeudamiento no es viable y tampoco es posible.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: