El Bodegón #335 – Agosto 2019

El Bodegón #335 – Agosto 2019

RUBÉN MOREIRA ¿RESUCITADO?

Dicen los que frecuentan los mentideros políticos que el ex gobernador Rubén Moreira se siente con nuevos poderes, ahora que su esposa, Carolina Viggiano Austria, ha tomado posesión como nueva secretaria general del PRI nacional y Rubén, entre cuyas virtudes nunca se ha encontrado la humildad y sí con frecuencia los arranques de mal carácter, anda con el pecho erguido, cosa que no parece agradar en nada a los medios políticos estatales, los cuales consideraban que haberle dado una diputación federal era mucho más de lo que requería para protegerse de alguna acusación que le saliera en contra, después del accidentado cierre de su gobierno y la losa aplastante que trae encima por la sombra de su impresentable hermanito: Humberto Moreira Valdés.

La llegada de Carolina Viggiano a la secretaría general del PRI se puede explicar por las relaciones del grupo Hidalgo, que era comandado por Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de gobernación de Peña Nieto.

Viggiano Austria hace tiempo que pretende ser gobernadora de Hidalgo y llegó a Coahuila de modo accidental, donde se radicaba por periodos cortos de tiempo. Es una persona que se mueve conforme a sus proyectos políticos que están en la ciudad de México y, como se dijo, en Hidalgo, no acá en el norte, donde muy difícilmente se le volverá a ver, como no sea en algún esporádico acto político.

Ufano, Rubén Moreira quiere hacer ver que Coahuila, o más bien el priismo de Coahuila, está al servicio de Viggiano y nada más distante de la realidad. El priismo estatal y las pocas figuras que han sobrevivido al desprestigio y el cementerio en que lo metió Enrique Peña Nieto, tienen otros planes que implican, fatalmente, deslindarse de los Moreira.

Por otra parte, el gobernante estatal, Miguel Riquelme Solís ha logrado algo inesperado: ya le halló el modo a la relación con el presidente de la república, quien públicamente le ha cubierto de elogios y don Miguel, que está haciendo malabares increíbles para salvar los problemas que le heredaron los hermanitos Moreira, no va a echar por la borda esa buena relación que ha logrado con el presidente, además en su segundo año de gobierno ya ha dejado en claro que el que manda es él.

Su relación con “Alito” Moreno Cárdenas, el nuevo dirigente nacional del PRI, es buena y no requiere de intermediarios, así que Rubén Moreira puede ir por ahí ufano, como es él, pero de eso a que vuelva a tener poder en Coahuila está más que cuesta arriba.


EL JEFAZO RECAUDADOR

Cada vez asombra más cómo es que los panistas son tan iguales a todos los demás políticos del resto de los partidos y no se diferencian sino por el logotipo.

Para quienes le conocen, no les deja de asombrar que Pedro Luis Bernal sea el director de tránsito y vialidad de Torreón, cuando apenas hace un corto tiempo era uno de los tianguistas más deprimentes que había en el llamado Paseo Colón, que se coloca todos los domingos.

El flamante jefazo de una de las dirección más cuestionadas de la administración zermeñista, vendía chácharas viejas en un puesto dominguero, lo que da una idea de que andaba a un paso de la indigencia, pero por obra y gracia del panismo lo resucitaron y lo colocaron en una dirección de la que no sabe nada; pero es prepotente y corrupto y sirve, con absoluta fidelidad, a las indicaciones que le da el señor alcalde, a quien está dispuesto a limpiarle la tierra de los zapatos.

Las quejas en contra de Pedro Luis Bernal se amontonan y la irritación de la ciudadanía va en aumento, pero eso no importa porque la consigna es recaudar la meta de 50 millones de pesos en multas para finales del año, cosa que está logrando puntualmente.

Los incidentes entre los prepotentes agentes de tránsito y los ciudadanos van en aumento y ya están llegando al nivel de la violencia, pero el jefazo Pedro Luis Bernal no va a regresar a vender chácharas viejas a un puesto callejero los domingos en el Paseo Colón. Está donde hay y éste es muy probablemente su último tren para dejar atrás la indigencia, de la cual lo ha sacado ya dos veces el PAN, porque es útil para sacar dinero de los ciudadanos y su imagen social no le importa en lo más mínimo, porque sencillamente no la tiene.


LAS PRIORIDADES DE DON JORGE

Aunque puestos a modo varios de ellos, los consejeros del SIMAS no dejan de asombrarse con algunas de las decisiones del excelentísimo señor alcalde don Jorge Zermeño. Mientras el SIMAS trae el agua al cuello con el problemón del suministro del vital líquido a los diferentes sectores de la ciudad, don Jorge preguntó en qué situación se encontraba el pozo de la colonia campestre Los Azulejos y le informaron que se encontraba descompuesto, así que don Jorge ordenó que lo repararan, pero desconcertados varios consejeros le salieron al paso y le señalaron que dicho pozo es privado, pero aunque no lo fuera no es una prioridad, además de que representaría un desembolso fuerte para el SIMAS, que se queja tanto de no tener suficiente dinero para atender las necesidades de la ciudad.

¿Por qué quería el excelentísimo don Jorge rehabilitar y poner en funcionamiento el pozo de Los Azulejos? Entre la maledicencia del SIMAS, que es de lengua bastante filosa después de cuanta cosa ha visto, surgió el nombre del minialcalde: Alfonso Zermeño, alias Poncho para su cuates, que, dicen, cada vez anda más desatado, no da paso sin guarache y nadie le niega nada para no meterse en problemas con su papi.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: