Mescolanzas electorales – El Bodegón #331 abril 2019

Mescolanzas electorales – El Bodegón #331 abril 2019

Durango ya se enredó

La próxima elección de junio para renovar a los 39 alcaldes de Durango es un costal de incógnitas. Se pensaba que MORENA llevaba todas las ventajas para arrasar, pero puede resultar que no sea así.

De entrada, la atención nacional está toda puesta en Puebla, donde se dan todos los elementos para una elección que se puede considerar como histórica. Intriga, traiciones, suspenso, venganzas y otras muy bajas pasiones se dan cita en el más importante estado de entrada al sureste mexicano, el cual codicia de forma enfermiza MORENA, al grado de no respetar la mínima norma de caballerosidad política y comportarse, como son muchos de ellos, en verdaderos rufianes que van como lobos detrás del poder.

Pero si Puebla será el evento estelar de la temporada electoral de este año, Durango es el primer estado norteño donde MORENA y sus aliados buscarán todas las alcaldías, en una elección donde no aparece el supremo caudillo en las boletas, sino una serie de personajes un tanto o un mucho desconocidos, que además se están dando un agarrón interno peor que un pleito de callejón.

El PRI, ya se sabe, anda a salto de mata y arrastrando la marca, en tanto que el PAN tampoco está para presumirlo, pero el hecho es que José Rosas Aispuro juega una partida a vida o muerte, pues si pierde las principales alcaldías del estado, ahora sí se va a quedar en calidad de decoración en el palacio de gobierno.

La esperanza y la intención de los morenistas y sus aliados, es que AMLO rompa las reglas del juego y se aparezca por Durango para apoyar a sus candidatos, algo de lo cual es capaz, pero no escaparía a la crítica.

Para el PAN e inclusive el PRI existe la posibilidad de que no esté todo perdido o inclusive se puedan dar algunas sorpresas.

Si se analiza lo que pasó en Coahuila en el 2018, la única sorpresa fue que el PRI perdió en Piedras Negras y Matamoros, por la traición del grupo de priistas que giran en torno al ex gobernador Rogelio Montemayor Seguy y por otra voltereta más del eterno líder de Coyote, Jesús Contreras Pacheco, pero todo lo demás obedeció a una lógica distinta a la de la elección presidencial.

Torreón fue refrendado por el PAN; Saltillo vuelto a ganar por el PRI; Monclova y Frontera también refrendado por el PAN y Acuña también vuelto a ganar por la UDC.

Lo anterior muestra que, de no haber sido por los chaqueteos y traiciones de dos camarillas políticas de ex priistas, el acomodo político en el estado en relación a las presidencias municipales queda más o menos igual que antes del fenómeno AMLO.

En Durango los principales municipios son gobernados por el PAN y por el PRI. La elección de junio va en solitario, sin toda la enorme campaña por la presidencia de la república o tan siquiera por diputados y senadores.

Los candidatos a alcaldes están solitos; unos frente a otros, lo que le da un giro muy diferente a este proceso electoral. Es cierto que AMLO conserva una popularidad abrumadora en los sectores más pobres de la población, pero, como se dijo del caso de Coahuila, al nivel de los gobiernos municipales las cosas pueden resultar muy diferentes.

VOTAR UNA COPA DE NADA

Y es que MORENA no podía ser un embrollo más enredado, peor que un gato con la madeja de estambre de la abuelita; vea usted a qué grado. El ex superdelgado Roberto Salgado ha lanzado sus propios candidatos para Lerdo y Gómez Palacio, impugnando las candidaturas que promovió el nuevo superdelegado Armando Navarro. Así las cosas, en Gómez Palacio la candidata del PRI, Anavel Fernández, ha repuntado frente a la morenista Marina Vitela, una priista desertora de último momento, en tanto que la candidata del PAN, Liliana Estrella, se ha propuesto manejar un perfil más bien bajo. Por lo pronto Marina Vitela está impugnada y desconocida por el Tribunal Estatal Electoral y un tal Eduardo García, que tiene un nivel de conocimiento demasiado bajo entre la ciudadanía, es el candidato de la coalición MORENA-PVEM-PT pero en el papel, porque el Tribunal Federal no ha dado el fallo.

En Lerdo andan por las mismas. El candidato Ulises Adame De León, quien fue el eterno aspirante del PRI a la presidencia municipal de Lerdo se presenta como el candidato de MORENA, pero está impugnado y tiene ya un fallo en contra, mientras que Juan Argumedo se maneja como el candidato de la coalición MORENA-PVEM-PT, con antecedentes un tanto tenebrosos y señalamientos de parte de los malos, quienes le han colocado inclusive en narcomantas que fueron retiradas de inmediato. Bastante feo el asunto.

El candidato del PRI para Lerdo es Homero Martínez y el del PAN, quien dicen que tiene su clientela, es Raúl Villegas.

Pero no podía estar más feo el pleito al interior de MORENA, con dobles candidatos cuando ya comenzaron las campañas electorales y estamos a semanas de la elección.

El caldo está pues sabroso e hirviendo, por lo que eso de que el nuevo partido oficial iba a entrar como aplanadora a barrer con todo lo que le pusieran enfrente está por verse.

En el caso de Marina Vitela tiene problemas fuertes de imagen por su condición de expriista, lo que provoca desconfianza tanto en un bando como en el otro.

Habrá que ver las encuestas de mayo, las cuales se pueden poner igual de incandescentes que los pronósticos del clima.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: