Remesas y narcolavado, sectores estratégicos de la economía

Remesas y narcolavado, sectores estratégicos de la economía

Por: Álvaro González

La cantidad de dinero enviada por los migrantes mexicanos a sus familias alcanzó una cifra récord en 2018. De acuerdo a la información del Banco de México, al cerrar los primeros once meses del año se alcanzó un nuevo máximo histórico de 30 mil 527 millones de dólares, 10.89% más en relación al mismo periodo de 2017.

Tomando como referencia un tipo de cambio de 20 pesos por dólar en promedio, al cierre del año las remesas alcanzarán la impresionante suma de 666 mil millones de pesos, al sumar el mes de diciembre, casi tres veces el presupuesto que destinará el nuevo gobierno federal a programas de asistencialismo social.

Este flujo de dinero, que llega de manera directa a las familias, la mayoría de ellas ubicadas en pequeñas comunidades rurales y pueblos, representa entre el 12 y el 14% de todo el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para 2019.

Sin este flujo de dinero proveniente de los migrantes radicados en los Estados Unidos, los índices de pobreza serían mucho más altos de lo que son actualmente, pero además el tamaño de nuestra economía, en términos reales, sería más pequeño.

Las remesas son ya un sector estratégico de la economía del país, superior a todo el ingreso del sector turístico nacional, que es uno de los más importantes del país. Con base en el último reporte de la Secretaria de Turismo (SECTUR) a finales de 2018, se estimaba un ingreso turístico de 22 mil 250 millones de dólares, muy por debajo de los ingresos por remesas.

En 2018 las remesas incrementaron casi 10.89%, ingresando al país 30 mil 527 millones de dólares; para comparar, esta cantidad es doce veces mayor al presupuesto del gobierno de Coahuila para 2019.

Un aspecto muy importante es que el gran flujo de remesas que se incorpora a la economía del país, lo hace en forma líquida, en efectivo, sin que se tenga que realizar ningún tipo de inversión pública o privada, ni existe tampoco ningún tipo de intermediación, por el contrario, los gobiernos mexicanos no han hecho nada para que ciertas empresas, entre las que se encuentra el grupo de Salinas Pliego (TVAzteca y Elektra), abusen de los montos de cobros por los envíos que realizan los migrantes desde los Estados Unidos.

 

EL DINERO NEGRO

En la opinión de los expertos estadunidenses, que se respaldan en estimaciones de la DEA y del FBI, el negocio del narcotráfico ingresa a la economía mexicana entre 20 mil y 25 mil millones de dólares cada año, con base en las estimaciones de la participación de los narcotraficantes mexicanos en el que se considera como el mayor mercado mundial de estupefacientes del mundo.

Si se parte de una cifra muy conservadora de 20 mil millones de dólares anuales, el narcotráfico le estaría inyectando a la economía mexicana al menos 400 mil millones de pesos cada año, lo que sería casi equivalente al ingreso del sector turístico, mencionado anteriormente.

A diferencia del ingreso por remesas, que va directo a las familias en forma líquida, el narcodinero pasa por todo un proceso de “lavado” a través de inversiones en varios sectores de la economía, pero se estima que el porcentaje más importante se está destinando precisamente al sector turístico y al inmobiliario en general, aunque en los últimos años el “lavado” de dinero se ha venido diversificando, para encubrir mejor sus operaciones.

La reciente extradición del famoso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán a Estados Unidos representaba grandes expectativas para las autoridades judiciales de detectar la fortuna de un capo mexicano, el cual había sido colocado por la revista Forbes en su lista de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna personal superior a los mil millones de dólares.

A la fecha no se dispone de ninguna información concreta sobre la ubicación de esa enorme fortuna, lo que reconfirma la sofisticación que han ido implementando los capos mexicanos en la inversión de sus utilidades.

Lo cierto es que en una estimación precisa del ingreso por remesas y en una estimación ponderada del ingreso por dinero proveniente del narcotráfico, ambas le inyectan a la economía mexicana más de un billón de pesos al año, lo que es determinante, ya que se convierte en la fuente más importante de ingresos.

Para dar una idea de la importancia de lo que esto significa: en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2018, el gasto autorizado en inversión fue de apenas 600 mil millones de pesos, mientras que el total del presupuesto fue de 5 billones 201 mil millones de pesos.

Para medir proporciones con un parámetro regional, el presupuesto total del gobierno de Coahuila para 2019 será de 49 mil millones de pesos.

En términos aún más significativos, los migrantes le inyectaron a la economía del país en 2018 más que todo el presupuesto de inversión del gobierno federal.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: