Puebla: el accidente perfecto

Por: Marcela Valles

Los últimos acontecimientos del terrible desastre de la explosión en el ducto de Hidalgo, han relegado de momento algunos de los temas del escenario político nacional, entre ellos el accidente de helicóptero en el que perdieron la vida Érika Alonso, gobernadora de Puebla y su esposo, Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla y coordinador de la bancada panista ante el senado de la república.

Mientras no se demuestre lo contrario, la caída del helicóptero se debe considerar como un accidente, pero lo que es impresionante es que se le puede calificar, en términos políticos, como el accidente perfecto para los intereses de MORENA.

Érika Alonso tenía apenas 10 días en el cargo, después de un litigio legal que se prolongó por seis meses, por medio del cual se trató, por todos los medios, de anular la elección e impedir que obtuviera el triunfo la candidata panista.

En el accidente muere la gobernadora, pero, al mismo tiempo su esposo, quien era el jefe político, quien había dirigido la campaña y quien, en un momento dado, podía organizar políticamente al panismo para una elección extraordinaria.

En una declaración impropia, Andrés Manuel López Obrador personalmente descalificó la elección de Puebla e incluso fue más allá: anunció que evitaría visitar este estado, pues estaba en desacuerdo.

A la toma de posesión de Érika Alonso habían enviado originalmente a Esteban Moctezuma, Secretario de Educación, pero de último momento suprimió la visita y nadie fue en representación del poder federal, algo inédito y una enorme falta al protocolo.

Para tensar más las cosas, la Secretaría de Hacienda le recortó en 12 mil millones la participación al estado de Puebla.

Es lamentable pero explicable que el accidente haya sido visto con una enorme suspicacia por parte del panismo y de una gran parte de la sociedad poblana.

El Congreso del Estado, que tiene una mayoría de MORENA, quedó en la posición de designar al gobernador interino mediante una negociación dura, bloquear las posibles propuestas del PAN.

El gobernador interino citará a una elección extraordinaria, atendiendo a la constitución del estado, y la dirigencia nacional de MORENA de inmediato ha anunciado que el candidato de su partido será el mismo Miguel Barbosa, cuando, aun dentro del ámbito deportivo, hay ciertas normas de caballerosidad, por las cuales en una situación irregular se le otorga un gesto de cortesía al adversario.

Poner de nuevo como candidato a Miguel Barbosa muestra una grave insensibilidad ante la muerte de Érika Alonso, pues legalmente Barbosa perdió la elección y hoy va con ventajas a una elección para vencer a una mujer que ha muerto trágicamente.

Habrá que ver qué piensa y hace la sociedad poblana, pero por lo pronto, el estado más huachicolero del país, que es Puebla, no tuvo desabasto de gasolina ni cierre de ductos, en previsión de la próxima elección extraordinaria.

¿No es éste el accidente perfecto?

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: