Los muchachos del PAN; pragmáticos, exitosos y millonarios

Los muchachos del PAN; pragmáticos, exitosos y millonarios

Por: Álvaro González

Los tres son abogados de la IBERO-Torreón; los tres son millonarios; los tres viven en el fraccionamiento residencial Las Villas, el más exclusivo de Torreón; los tres han proyectado la imagen del muchacho clasemediero emprendedor, vestido a la moda y padre de familia decente y católico; los tres son realmente muy ambiciosos y han hecho todo su dinero y carrera dentro del Partido Acción Nacional; los tres son el prototipo del nuevo panismo pragmático e inspirado en la búsqueda del poder político como un medio de conseguir el éxito y la fortuna.

 

GUILLERMO

Guillermo Anaya Llamas, hoy de 50 años de edad, es el primer prototipo, el más exitoso de los tres, el más rico, el más corrupto y el que ha sido todo dentro del panismo de Coahuila, sin excluir ningún cargo, desde diputado local hasta candidato a la gubernatura, pasando por la alcaldía de Torreón, diputaciones federales, senaduría, jefe del partido, miembro de la cúpula nacional panista y compadre del expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

Su residencia, que es sólo una de sus muchas propiedades, está valuada, de acuerdo a las pocas filtraciones gráficas que se tienen, en cerca de un millón de dólares.

Su futuro político es hoy un tanto incierto, pero su carrera empresarial seguirá muy probablemente hasta su muerte de manera exitosa. Es propietario de bienes y raíces, ranchos y otros giros que se desconocen, debido a la secrecía con que se maneja, además tiene un fiat notarial que le otorgó el gobernador priista que estaba en turno durante el periodo en que fue diputado local.

Políticamente es el más destacado de su generación, de estilo pragmático, conciliador, es, de los tres, el más dotado para la política y es un eficiente administrador público.

Pasó por una fuerte crisis conyugal, pero hoy sigue conservando a su familia original.

 

LUIS FERNANDO

El segundo es Luis Fernando Salazar Fernández, quien tiene 41 años y es hijo de un próspero abogado bancario. Ingresó a la política de manera sumamente precoz por la influencia de su familia al interior del panismo local.

Ha sido, sucesivamente, diputado local, delegado de la SEDESOL en Coahuila, senador de la república y hoy diputado federal. Es el segundo en riqueza económica. Su residencia, según consta en las imágenes de construcción, tiene un valor que ronda también el millón de dólares.

Pese a una carrera política tan vertiginosa, es de una personalidad un tanto o un mucho iracunda, en apariencia resultado de una adolescencia inconclusa y una gran influencia protectora de la madre. A nivel de piso no tiene grandes dotes para la política y para la negociación en general; es un político de confrontación que siempre ha manejado un rol de oposición, nunca de gobierno.

Inconforme con las posibilidades de alcanzar desde el PAN la presidencia municipal de Torreón o la gubernatura del estado, ha desertado del panismo para pasarse a Morena; algo sorpresivo no sólo en su medio político natural sino social.

Mantiene una relación conyugal y familiar estable, con un estilo de clase alta. Le apodan “El Hooligan” por su carácter iracundo.

JESÚS, CHUY

El tercero es Jesús de León Tello, también hijo de un conocido abogado del mismo nombre. Tiene hoy 44 años de edad. Es rico. Su residencia es menos conocida, pero cuando fue adquirida, el personal técnico que le prestó servicios de instalación eléctrica le cambió los focos y reflectores de consumo ordinario por un modelo de tipo ahorrador. Se cambiaron 140 piezas, entre focos, y reflectores, lo que da una idea de las dimensiones de la residencia, ubicada en el fraccionamiento Las Villas.

Se inició como síndico del ayuntamiento de Torreón en 1997, cuando no concluía tan siquiera su carrera universitaria.

Ha sido diputado local, diputado federal, delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, donde hizo muchos “negocios”, dos veces candidato a la alcaldía de Torreón y en ambas fue derrotado.

Recibió, como Anaya Llamas, un fiat notarial en el periodo en que fue diputado local.

Al momento de escribirse este artículo, De León estaba compitiendo por la dirigencia estatal del PAN en Coahuila, enfrentando una fuerte competencia interna de panistas de regiones distintas a La Laguna.

Sigue aspirando a cargos de elección popular o legislativos por la vía plurinominal.

Es un político de estilo conciliador, de poca confrontación, con un perfil no muy alto, pero, a juzgar por sus actos, más institucional al panismo.

Mantiene una relación conyugal y familiar estable y un nivel de vida alto, pero su capital no se compara con el de Guillermo Anaya Llamas, pero ha hecho todo un capital a partir de sus cargos públicos.

Ninguno de los tres tiene una formación ideológica o doctrinal sólida, ni posee una gran cultura política y general, ni busca salvar a la patria, tampoco sacrificarse por el bien de la sociedad. Su estructura mental opera desde el pragmatismo de un clasemediero que busca hacer fortuna escalando posiciones políticas y ocupando cargos públicos que les generen un ingreso importante y les permitan hacer negocios.

Son el rostro del grupo dominante del panismo nuevo: el que aprovechó como ningún otro la docena del poder foxista y calderonista y del momento político del PAN en lo que va de este siglo. Son los muchachos del PAN y han venido para servirse.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: