Mantenimiento urbano, el gran negocio municipal 

Mantenimiento urbano, el gran negocio municipal 

Por: La Redacción 

El lema del gobierno de Jorge Zermeño Infante es que la ciudad la hacemos todos, pero incluso en sectores de la ciudad que se han caracterizado tradicionalmente afines al PAN, como en Ampliación Los Ángeles, los colonos están molestos: contra la opinión de ellos el gobierno municipal ha remodelado la cúpula de la Placita del Eco, una obra emblemática de este sector de la ciudad que tiene 60 años de haber sido construida; lo ha hecho a su antojo, sin escuchar la opinión de los propios dirigentes de la colonia. 

Por 60 años la cúpula, que debe tener una superficie cercana a los 400 metros cuadrados, con su interesante diseño, había estado recubierta de azulejo en color amarillo, pero ahora, por órdenes del alcalde, se ha recubierto de azulejo color azul marino, o azul panista, si se le quisiera decir así. 

A las quejas verbales que fueron desoídas, se hicieron protestas por escrito, la última de ellas firmada por la arquitecta Lilia de la Peña Cortés, donde se pide que se respete el color original de la cúpula, pero lejos de ello la empresa que realiza la obra aceleró los trabajos. 

Los vecinos han manifestado que, aunque tenga que ser de su propio bolsillo, restablecerán el color original de la cúpula. 

El llamado Sistema Integral de Mantenimiento Urbano, a cargo de Humberto Niño Muñoz, se ha convertido en la dependencia municipal que más dinero gasta sin que exista forma de auditarlo de manera formal, por lo cual la información sobre proveedores y asignación de obras se reserva a la disposición de áreas como la Dirección de Obras Públicas. 

Son millones en pintura de tráfico y en todo tipo de pinturas, en contratos que parecen de obra menor, en recarpeteo (gran parte del cual se volvió a dañar con la contingencia urbana), en señalética considerada como innecesaria y en la pintura de camellones y cordón cuneta, pues en este último caso se trata de kilómetros en cada boulevard. 

Originalmente el presupuesto para mantenimiento urbano era de 40 millones de pesos para 2018, pero para mediados de año, antes del proceso electoral, ya se había ejercido casi el total, por lo que se solicitó duplicarlo hasta 85 millones de pesos, la mayor parte de ellos empleados en decoración urbana que no es prioritaria, considerando las necesidades de la ciudad. 

La cúpula de la colonia Ampliación Los Ángeles, por sus características, requiere de la contratación de un equipo especial, consistente en una grúa estacionaria con canastilla, para que los trabajadores puedan pegar el azulejo sobre la superficie curva. Sólo la renta de este equipo implica un gasto importante. 

En un cálculo estimado, sin considerar el posible beneficio de los funcionarios públicos, si se toma en cuenta que Mantenimiento Urbano es el área que más se presta a contratos y empresas fantasmas, esta obra de la cúpula debe haber absorbido ya cerca de los 2 millones de pesos, en opinión de empresarios dedicados a la construcción. 

Ya al comparecer ante el cabildo en el mes de mayo, Humberto Niño Muñoz no quiso dar detalles de las contrataciones y las compras, omitiendo inclusive quién había sido el proveedor que le había vendido, fraudulentamente, pintura ordinaria por pintura de tráfico, en una compra de 2 millones de pesos. Anteriormente había dado el nombre de una empresa y esta empresa salió públicamente a desmentirlo. 

 

PINTANDO ADOQUIN DE COLOR GRIS 

Los colonos de San Isidro, una de las más importantes colonias residenciales de la ciudad, se han mostrado inconformes con las obras de Mantenimiento Urbano, pues en avenidas tan emblemáticas como la Madrid se ha pintado el adoquín de color rojo y poroso, con pintura vinílica de color gris panteón, lo que les parece absurdo e innecesario, pero además se está pintando el cordón cuneta de las principales avenidas de esta colonia, sin necesidad. 

En este caso se trata de pintura de tipo tráfico, que es más costosa, al mismo tiempo que se construyen y pintan moderadores de velocidad, otro elemento urbano que se considera como innecesario, lo mismo que el colocar líneas de tráfico en varias de las calles de las colonias de este sector de la ciudad. 

Rodrigo Hernández, vecino de la colonia San Isidro manifiesta: “Es muy importante mantener en buen estado el pavimento, porque el alumbrado público ya había sido cambiado en la pasada administración, pero creo que están gastando mucho dinero en toda esta pintura que no se necesita, porque además debe ser cara y más cara la de color amarillo. Es absurdo que pinten el adoquín, que su color natural es rojo y es de un material de arcilla que es poroso y absorbe bien el agua, con pintura de un color gris tan desagradable, y son cuadras y cuadras. El otro día platiqué con el ingeniero que traía a los trabajadores y sólo pudo decirme que él recibe órdenes de arriba”. 

En la Alameda Zaragoza todas las bancas, que tienen un diseño muy poco agradable y tosco, hechas a base de cemento, fueron pintadas de color blanco, con bordes en ocre, lo que resaltará la suciedad y los desechos de los pájaros, ahora que ha llegado el otoño, además de que generan un contraste poco agradable con un área que se supone debe ser verde, pero está por completo invadida y requiere de una remodelación general, una limpieza de elementos que no tienen nada qué hacer en este importante paseo público, pero lo más que se ha hecho es construir unos baños nuevos y, ahora, pintar de color blanco las bancas.

Comentarios de Facebook
Facebook
Twitter
LinkedIn

Lo más visto

Te podría interesar: